La Adicción como Enfermedad

La adicción es una enfermedad compleja del cerebro y del cuerpo que implica el uso compulsivo de una o más sustancias a pesar de las serias consecuencias de salud y sociales. La adicción interrumpe las regiones del cerebro que son responsables de la recompensa, la motivación, el aprendizaje, el juicio y la memoria.

La mayoría de las asociaciones médicas, incluida la American Medical Association y la American Society of Addiction Medicine, definen la adicción como una enfermedad.

Al igual que la diabetes, el cáncer y las enfermedades cardíacas, la adicción es causada por una combinación de factores conductuales, ambientales y biológicos. Los factores de riesgos genéticos representan aproximadamente la mitad de la probabilidad de que un individuo desarrolle adicción.

La adicción implica cambios en el funcionamiento del cerebro y el cuerpo. Estos cambios pueden ser provocados por el uso de sustancias de riesgo o pueden preexistir.

Las consecuencias de la adicción no tratada a menudo incluyen otros trastornos de salud física y mental que requieren atención médica. Si no se trata con el tiempo, la adicción se vuelve más grave, incapacitante y potencialmente mortal.

Cómo el uso de sustancias cambia el cerebro

Las personas sienten placer cuando las necesidades básicas como el hambre, la sed y el sexo se satisfacen. En la mayoría de los casos, estas sensaciones de placer son causadas por la liberación de ciertas sustancias químicas en el cerebro. La mayoría de las sustancias adictivas hacen que el cerebro libere altos niveles de estos mismos químicos que están asociados con el placer o la recompensa.

Con el tiempo, la liberación continua de estos productos químicos causa cambios en los sistemas cerebrales que participan en la recompensa, la motivación y la memoria. Cuando ocurren estos cambios, una persona puede necesitar la sustancia para que se sienta normal. El individuo también puede experimentar deseos intensos o antojos por la sustancia adictiva y continuará usándola a pesar de las consecuencias dañinas o peligrosas. La persona también preferirá la sustancia antes a otros placeres saludables y puede perder interés en las actividades normales de la vida. En la forma más crónica de la enfermedad, la adicción puede hacer que una persona deje de preocuparse por su propio bienestar o supervivencia.

Estos cambios en el cerebro pueden permanecer por mucho tiempo, incluso después de que la persona deje de usar sustancias. Se cree que estos cambios pueden dejar a las personas con adicción vulnerables a las señales físicas y ambientales que asocian con el uso de sustancias, también conocidas como factores desencadenantes, que pueden aumentar su riesgo de recaída.

¿Es la adicción una enfermedad crónica?

Alrededor del 25-50% de las personas con un problema de uso de sustancias parecen tener un trastorno crónico grave. Para ellos, la adicción es una enfermedad progresiva y recurrente que requiere tratamientos intensivos y cuidado posterior continuo, monitoreo y apoyo familiar o de pares para gestionar su recuperación.

La buena noticia es que incluso la forma más grave y crónica del trastorno puede ser manejable y reversible, generalmente con tratamiento a largo plazo y monitoreo continuo y apoyo para la recuperación.

¿Por qué el poder de la voluntad no es suficiente?

Las decisiones iniciales y tempranas de usar sustancias reflejan la elección libre o consciente de una persona. Sin embargo, una vez que el cerebro ha sido cambiado por la adicción, esa elección o fuerza de voluntad se deteriora. Tal vez el síntoma más definitorio de la adicción es la pérdida de control sobre el uso de sustancias.

¿Las personas con adicción son responsables de sus acciones?

Las personas con adicción no deben ser culpadas por sufrir de la enfermedad. Todas las personas toman decisiones sobre si usar sustancias. Sin embargo, las personas no eligen cómo su cerebro y cuerpo responden a las drogas y al alcohol, razón por la cual las personas con adicción no pueden controlar su uso mientras que otras sí pueden. Las personas con adicción aún pueden dejar de consumir, es mucho más difícil que para alguien que no se ha vuelto adicto.

Las personas con adicción son responsables de buscar tratamiento y mantener la recuperación. A menudo necesitan la ayuda y el apoyo de familiares, amigos y compañeros para permanecer en tratamiento y aumentar sus posibilidades de supervivencia y recuperación.

Por qué algunas personas dicen que la adicción no es una enfermedad

Algunas personas piensan que la adicción no puede ser una enfermedad porque es causada por la elección del individuo de consumir drogas o alcohol. Si bien el primer uso (o el uso en una etapa temprana) puede ser por elección, una vez que el cerebro ha sido cambiado por la adicción, la mayoría de los expertos creen que la persona pierde el control de su comportamiento.

La elección no determina si algo es una enfermedad. Las enfermedades del corazón, la diabetes y algunas formas de cáncer implican elecciones personales como la dieta, el ejercicio, la exposición al sol, etc. Una enfermedad es lo que sucede en el cuerpo como resultado de esas elecciones.

Otros argumentan que la adicción no es una enfermedad porque algunas personas con adicción mejoran sin tratamiento. Las personas con un trastorno leve por consumo de sustancias pueden recuperarse con poco o ningún tratamiento. Las personas con la forma más grave de adicción generalmente necesitan un tratamiento intensivo seguido del tratamiento de por vida de la enfermedad. Sin embargo, algunas personas con adicción grave dejan de beber o usar drogas sin tratamiento, generalmente después de experimentar una crisis familiar, social, ocupacional, física o espiritual grave. Otros logran sobriedad asistiendo a reuniones de autoayuda (12 pasos o AA) sin recibir mucho, si es que reciben tratamiento profesional. Debido a que no entendemos por qué algunas personas pueden detenerse por sí mismas o mediante reuniones de autoayuda en ciertos momentos de su vida, las personas con adicción siempre deben buscar tratamiento.

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia en este sitio. Si estás conforme, acepta pulsando el botón. Si deseas averiguar más sobre que datos guardamos, lee nuestra Declaración de Protección de Datos.